15/11/11


Nunca supe porque lleguó mi amor a la fotografía. Quizá fue culpa del mal ojo de mi  padre y su buen gusto. El siempre quiso ser arquitecto y mi madre es una política frustrada, al final, el fue un diseñador de ideas y ella una constructora de lo mismo.
En fin, ambos amantes del espacio, pero nacidos en una Cuba donde la estética era superfluo, y las alas abiertas marcaban disidencia. Ahí, nací yo. El mismo que les delega estas imágenes, que pasan de lo crudo cubano, autorretrato, prensa, y la delicatesen del paisaje HDR.
En todo caso este es mi blog, y como permanente y presente inspiración, es para Fran, mi hijo, mi gran musa y amor.